29 may. 2013

Pantera Rosa… a lo grande!

Buenas tardes,

Hace ya días que tengo pendiente colgar la receta que a continuación os presento… 
Pero permitidme que os explique el porqué de esta receta: resulta que Edu, mi pareja, tiene un recuerdo de infancia muy dulce. Y es que le encantan las "Pantera Rosa"de la casa Bimbo, ese pastelito de cobertura rosa y cremoso por dentro. Estos dulces, junto al "Tigretón" o al "Bony", acompañaron las meriendas de muchos y muchas durante nuestra infancia, y aún hoy nos los comemos con las mismas ganas.

El caso es que el otro día hablábamos de lo buenos que estaban estos pastelitos, y cómo le gustaría comerse una "Pantera Rosa". Aunque admito que de vez en cuando peco, sí es cierto que cuando puedo, busco la alternativa más saludable a tanta bollería industrial… Así que me puse manos a la obra, e hice una Pantera Rosa gigante ;)

Eché mano de una receta básica de bizcocho plancha en Thermomix, y el resto no fue más que nata montada, chocolate blanco de cobertura y colorante en gel rosa… Y he de decir que no tenía mucho que envidiarle a la original.


Vamos con la receta!!!

Ingredientes (para unas 8-10 raciones):

Bizcocho plancha
  • 120 grs. de azúcar
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita o teaspoon de extracto de vainilla/ o 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • 120 grs. de harina de repostería
  • 1 pellizco de sal
Relleno y cobertura
  • 500 ml de nata para montar bien fría (mínimo un 35% de materia grasa)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Azúcar glass al gusto (yo le puse 3 cucharadas soperas)
  • 1 sobre de estabilizante para nata (opcional)
  • 300 grs. de chocolate de cobertura blanco (yo lo utilicé en gotas de la casa Funcakes)
  • Colorante en gel rosa
Preparación (El bizcocho está hecho con Thermomix, pero si no tenéis, podéis ayudaros con unas varillas eléctricas porque necesita mucho tiempo de mezcla al no llevar levadura química):

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo, o calor abajo + ventilador.
  2. Ponemos en el vaso de la Thermomix la mariposa, y vertemos los huevos, el azúcar, y la cucharadita de vainilla. Programamos 6 minutos, 37º, vel. 3 1/2
  3. Una vez haya acabado el tiempo, volver a programar 6 minutos más a la misma velocidad SIN TEMPERATURA.
  4. Añadimos la harina y la sal. Programamos 10 segundos, vel. 2 1/2. Quitar la mariposa y acabar de mezclar con una espátula con movimientos envolventes para que no baje la mezcla.
  5. Colocamos una hoja de papel sulfurizado sobre la bandeja del horno y vertemos la mezcla dibujando la forma de la bandeja (rectangular) e igualando la masa para que quede bien repartida.
  6. Introducimos en el horno a media altura y horneamos durante unos 10 minutos. (OJO en este paso!, no queremos una plancha de bizcocho dura, sino que la podamos enrollar sobre sí misma para hacer la forma de tronco. Vigilar la cocción, no deben ser más de 10 u 11 minutos. No os preocupéis si tenéis la sensación de que no ha quedado del todo cocida)
  7. Dejamos atemperar 3 ó 4 minutos sobre una rejilla, y con ayuda del propio papel, enrollamos la plancha de bizcocho sobre sí misma para que mantenga la forma. Reservamos.
  8. Montamos la nata con el azúcar y la cucharadita de vainilla. Si contáis con un sobre de estabilizante para nata, añadídselo porque ayudará a que ésta no baje y quede más firme. (Yo lo compré a través de una tienda online de productos de repostería COOKING COOKIES, pero diría que en Lidl también lo tienen…)
  9. Deshacer el chocolate blanco de cobertura al baño maría o al microondas en la función descongelar, en tandas de 30 segundos para que no se queme. Añadir la cantidad de colorante en gel rosa necesaria, hasta lograr el color propio de este pastelito.
  10. Desenrollamos la plancha de bizcocho y la rellenamos con la nata (al final me sobró nata y la congelé), dejando 1 ó 2 dedos sin cubrir para que no se salga al enrollarla de nuevo. 
  11. Bañamos nuestro tronco con el chocolate teñido vigilando que quede bien repartido por todas partes, también los extremos. Como al chocolate blanco le cuesta más endurecer, guardar en la nevera para que tome textura.
Qué os parece!!! No me diréis que no es una forma sencilla de dar una merienda más saludable y divertida a los vuestros. En la foto no se aprecia, pero me salió un tronco de unos 30cm que duró bien tapado en la nevera 3 ó 4 días.

Espero que os animéis y me expliquéis qué os ha parecido ;)

Un abrazo!!




14 may. 2013

Tarta fría de yogur

Buenas tardes,

El pasado domingo 5 de mayo, much@s celebramos el día de la madre y más de un@ se haría la pregunta de ¿y qué le regalo si tiene de todo…? Yo hace tiempo que puse solución a ese dilema, y he llegado a la conclusión de que las flores y/o un dulce, además de la compañía, que es lo más importante, se convierten en el regalo perfecto para ella. 
En el caso del dulce, sobre todo si es casero, una madre le sabe dar un valor especial… No importa que no sea perfecto, no importa que no tenga un diseño de alta repostería, a ella le va a encantar por la simple razón de haberlo hecho tú misma con tus manos y tu cariño. Se acaba convirtiendo en una de tus mayores admiradoras… nada objetiva ni crítica, por supuesto, pero te da un plus de motivación para que sigas progresando día a día.

Mi regalo para este día fue una tarta de yogur, ligera, fresca y muy sencilla de hacer… La preparé con la Thermomix, pero se podría hacer sin problemas a mano. Además no necesita horno.
Así que si abres tu despensa y la nevera y en ellas dispones de un paquete de galletas, yogures, mantequilla, nata y leche condensada, ya tienes los ingredientes para lucirte con una tarta riquísima ;) ¿Te animas?

Vamos con la receta:


Ingredientes (para unas 8 personas - molde desmontable de 24 cm):

Base de galletas
  • 1 paquete de galletas María o Digestive (200 grs. aprox)
  • 85 grs. de mantequilla 
Relleno
  • 6 hojas grandes de gelatina ó 12 pequeñas (tipo cola de pescado)
  • 100 grs. de agua fría (para hidratar la gelatina)
  • 3 yogures naturales sin azúcar (yo utilicé los de La Fageda)
  • 200 grs. de nata (esta vez utilicé una de origen vegetal no hidrogenada)
  • 400 grs. de leche condensada
  • Canela en polvo para espolvorear
  • Fruta al gusto para la decoración
Elaboración:
  1. Comenzamos hidratando las hojas de gelatina en un bol con agua fría
  2. Trituramos las galletas en el vaso de la Thermomix junto a la mantequilla que habremos fundido previamente al microondas. Damos 3 golpes de Turbo de 1 segundo cada uno hasta lograr que nos quede una textura arenosa.
  3. En la base del molde que vayamos a utilizar, colocamos una hoja de papel sulfurizado y sobre ella la mezcla de galleta y mantequilla. Repartimos bien por toda la base y la apretamos e igualamos con ayuda de una cuchara hasta que quede bien uniforme. Reservamos en la nevera.
  4. Escurrimos muy bien la gelatina, ya hidratada, y la calentamos unos 15 segundos al microondas para que se derrita.
  5.  Mientras tanto, vertemos en el vaso de la Thermomix los yogures, la nata y la leche condensada. Programamos 2 minutos, vel. 3, y con la máquina en marcha añadimos por el bocal la gelatina líquida.
  6. Vertemos la crema sobre la base de galleta que teníamos reservada en la nevera y la decoramos a nuestro gusto. Refrigeramos unas 2 ó 3 horas antes de servir y la espolvoreamos con un poco de canela en polvo.
Y el resultado es el que veis en las fotos. Sé que me repito con las frambuesas, pero es que están tan ricas y quedan tan bonitas en cualquier tarta… que esta vez tampoco me pude resistir a utilizarlas. Pero esta tarta admite todo tipo de frutas, así que ¡imaginación al poder!




Un abrazo y hasta la próxima!!!