20 jun. 2013

Bánitsa de zanahorias y nueces

Buenas tardes,

Desde hace ya unos años, cada domingo por la noche sigo un programa fantástico que integra gastronomía y cultura de todo el mundo.
Personas de distintos países instaladas en Cataluña, nos cuentan cómo es la cocina típica de su zona y aproximan así su cultura a la nuestra con sus paralelismos y diferencias que, en definitiva, lo que consiguen es enriquecer nuestros platos y paladares. El programa en cuestión se llama Karakia y lo emiten en el Canal 33 de Televisió de Catalunya, pero la magia de la tecnología permite que lo podamos ver a la carta a través de internet… Os prometo que enriquece mucho y vale la pena echarle un ojo ;)

La receta que os muestro hoy está inspirada en uno de los capítulos de este programa, concretamente en el dedicado a Mikhaela, una fotógrafa y pastelera de Sofia (Bulgaria) instalada en Barcelona, que hace unos años abrió su propio negocio, Bànitsa, una pastelería que tiene como producto estrella estos pasteles hechos de pasta phyllo que pueden ser tanto dulces como salados y que son propios de la zona de los Balcanes, concretamente, de Bulgaria.
La receta que hizo esta chica es una de las más típicas, la Tikvenik o Bánitsa rellena de calabaza y nueces. Me pareció tan sencilla y a la vez tan deliciosa, que me animé a hacerla, sólo que con algunas variantes. También la he hecho rellena de cabello de ángel, y está increíble...


Vamos con la receta…

Ingredientes (Para unas 8 bánitsa. Dependerá de la cantidad de hojas que contenga cada envase)
  • 1 paquete de pasta o masa filo (yo la compro en Sorli Discau y vienen unas 8-10 hojas)
  • 2 zanahorias peladas y ralladas
  • Ralladura de 1 naranja (bien limpia)
  • Azúcar moreno
  • Nueces peladas
  • Canela en polvo
  • Aceite de girasol 
  • Mantequilla (unos 50 grs)
  • Azúcar glas para decorar

Preparación 

La pasta filo es muy delicada y se seca y resquebraja muy rápidamente en contacto con el aire, así que no la saquéis de la nevera y de su envoltorio hasta que la vayáis a usar.
  1. Comenzamos nuestra receta pelando y rallando las zanahorias. En un bol las mezclamos con un par de cucharadas soperas de azúcar moreno y una cucharadita de canela en polvo. Lavamos muy bien una naranja, la secamos, y rallamos sólo la parte naranja sin llegar a la blanca porque amarga. Reservamos
  2. Precalentamos el horno a 190º con calor abajo + aire o bien calor arriba y abajo.
  3. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con medio vaso de aceite de girasol. (Yo este paso lo hice a ojo… Puse más o menos mitad y mitad porque hay que ir pintando la pasta antes de envolverla y luego volver a pintarla antes de llevarla al horno. Así que es probable que tengáis que rectificar de aceite y/o mantequilla, aunque podéis prescindir de ésta última si queréis darle un toque más vegetariano)
  4. Sacamos la pasta filo de su envoltorio y la desenrollamos con cuidado para que no se rompa porque es muy fina. La pintamos con la mezcla anterior y sobre ella repartimos nuestras zanahorias & Cía reservadas (no hay que poner mucha cantidad, pensad que luego va enrollada como una ensaimada). Rompemos unas cuantas nueces con las manos y las repartimos también. Acabamos espolvoreando un poco más de azúcar moreno al gusto porque la pasta filo prácticamente no tiene sabor, pero es opcional.
  5. Enrollamos la pasta filo comenzando por la parte más ancha hasta lograr un tubo relleno. Lo vais girando con cuidado sobre sí mismo como si fuera un caracol o una ensaimada, y lo reserváis en una bandeja de horno (si creéis que la pasta se va a agarrar a la bandeja, colocad un trozo de papel de horno)
  6. Cuando todas las bánitsas estén preparadas, las pintamos con la mezcla de aceite y/o mantequilla.
  7. Hornear a media altura durante unos 15-20 minutos, hasta que queden doradas.
  8. Dejar enfriar y espolvorear con azúcar glas.


Como veis es un dulce muy sencillo de hacer, ya que la pasta viene preparada… (he visto cómo la hacen y aunque sus ingredientes son muy básicos, trabajarla para que quede como una hoja, es una tarea más que compleja) Así que no hay excusa para poneros manos a la obra y deleitaros con este dulce tan rico.

Antes he hecho la comparativa con la ensaimada, y es que aunque no es la manera ortodoxa de preparala, si no disponéis de tiempo o ganas para hacer la masa de la ensaimada, siempre podéis recurrir a esta pasta y rellenarla de cabello de ángel, sobrasada, lo que queráis…

Un abrazo enorme y hasta la próxima!!




29 may. 2013

Pantera Rosa… a lo grande!

Buenas tardes,

Hace ya días que tengo pendiente colgar la receta que a continuación os presento… 
Pero permitidme que os explique el porqué de esta receta: resulta que Edu, mi pareja, tiene un recuerdo de infancia muy dulce. Y es que le encantan las "Pantera Rosa"de la casa Bimbo, ese pastelito de cobertura rosa y cremoso por dentro. Estos dulces, junto al "Tigretón" o al "Bony", acompañaron las meriendas de muchos y muchas durante nuestra infancia, y aún hoy nos los comemos con las mismas ganas.

El caso es que el otro día hablábamos de lo buenos que estaban estos pastelitos, y cómo le gustaría comerse una "Pantera Rosa". Aunque admito que de vez en cuando peco, sí es cierto que cuando puedo, busco la alternativa más saludable a tanta bollería industrial… Así que me puse manos a la obra, e hice una Pantera Rosa gigante ;)

Eché mano de una receta básica de bizcocho plancha en Thermomix, y el resto no fue más que nata montada, chocolate blanco de cobertura y colorante en gel rosa… Y he de decir que no tenía mucho que envidiarle a la original.


Vamos con la receta!!!

Ingredientes (para unas 8-10 raciones):

Bizcocho plancha
  • 120 grs. de azúcar
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita o teaspoon de extracto de vainilla/ o 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • 120 grs. de harina de repostería
  • 1 pellizco de sal
Relleno y cobertura
  • 500 ml de nata para montar bien fría (mínimo un 35% de materia grasa)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Azúcar glass al gusto (yo le puse 3 cucharadas soperas)
  • 1 sobre de estabilizante para nata (opcional)
  • 300 grs. de chocolate de cobertura blanco (yo lo utilicé en gotas de la casa Funcakes)
  • Colorante en gel rosa
Preparación (El bizcocho está hecho con Thermomix, pero si no tenéis, podéis ayudaros con unas varillas eléctricas porque necesita mucho tiempo de mezcla al no llevar levadura química):

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo, o calor abajo + ventilador.
  2. Ponemos en el vaso de la Thermomix la mariposa, y vertemos los huevos, el azúcar, y la cucharadita de vainilla. Programamos 6 minutos, 37º, vel. 3 1/2
  3. Una vez haya acabado el tiempo, volver a programar 6 minutos más a la misma velocidad SIN TEMPERATURA.
  4. Añadimos la harina y la sal. Programamos 10 segundos, vel. 2 1/2. Quitar la mariposa y acabar de mezclar con una espátula con movimientos envolventes para que no baje la mezcla.
  5. Colocamos una hoja de papel sulfurizado sobre la bandeja del horno y vertemos la mezcla dibujando la forma de la bandeja (rectangular) e igualando la masa para que quede bien repartida.
  6. Introducimos en el horno a media altura y horneamos durante unos 10 minutos. (OJO en este paso!, no queremos una plancha de bizcocho dura, sino que la podamos enrollar sobre sí misma para hacer la forma de tronco. Vigilar la cocción, no deben ser más de 10 u 11 minutos. No os preocupéis si tenéis la sensación de que no ha quedado del todo cocida)
  7. Dejamos atemperar 3 ó 4 minutos sobre una rejilla, y con ayuda del propio papel, enrollamos la plancha de bizcocho sobre sí misma para que mantenga la forma. Reservamos.
  8. Montamos la nata con el azúcar y la cucharadita de vainilla. Si contáis con un sobre de estabilizante para nata, añadídselo porque ayudará a que ésta no baje y quede más firme. (Yo lo compré a través de una tienda online de productos de repostería COOKING COOKIES, pero diría que en Lidl también lo tienen…)
  9. Deshacer el chocolate blanco de cobertura al baño maría o al microondas en la función descongelar, en tandas de 30 segundos para que no se queme. Añadir la cantidad de colorante en gel rosa necesaria, hasta lograr el color propio de este pastelito.
  10. Desenrollamos la plancha de bizcocho y la rellenamos con la nata (al final me sobró nata y la congelé), dejando 1 ó 2 dedos sin cubrir para que no se salga al enrollarla de nuevo. 
  11. Bañamos nuestro tronco con el chocolate teñido vigilando que quede bien repartido por todas partes, también los extremos. Como al chocolate blanco le cuesta más endurecer, guardar en la nevera para que tome textura.
Qué os parece!!! No me diréis que no es una forma sencilla de dar una merienda más saludable y divertida a los vuestros. En la foto no se aprecia, pero me salió un tronco de unos 30cm que duró bien tapado en la nevera 3 ó 4 días.

Espero que os animéis y me expliquéis qué os ha parecido ;)

Un abrazo!!




14 may. 2013

Tarta fría de yogur

Buenas tardes,

El pasado domingo 5 de mayo, much@s celebramos el día de la madre y más de un@ se haría la pregunta de ¿y qué le regalo si tiene de todo…? Yo hace tiempo que puse solución a ese dilema, y he llegado a la conclusión de que las flores y/o un dulce, además de la compañía, que es lo más importante, se convierten en el regalo perfecto para ella. 
En el caso del dulce, sobre todo si es casero, una madre le sabe dar un valor especial… No importa que no sea perfecto, no importa que no tenga un diseño de alta repostería, a ella le va a encantar por la simple razón de haberlo hecho tú misma con tus manos y tu cariño. Se acaba convirtiendo en una de tus mayores admiradoras… nada objetiva ni crítica, por supuesto, pero te da un plus de motivación para que sigas progresando día a día.

Mi regalo para este día fue una tarta de yogur, ligera, fresca y muy sencilla de hacer… La preparé con la Thermomix, pero se podría hacer sin problemas a mano. Además no necesita horno.
Así que si abres tu despensa y la nevera y en ellas dispones de un paquete de galletas, yogures, mantequilla, nata y leche condensada, ya tienes los ingredientes para lucirte con una tarta riquísima ;) ¿Te animas?

Vamos con la receta:


Ingredientes (para unas 8 personas - molde desmontable de 24 cm):

Base de galletas
  • 1 paquete de galletas María o Digestive (200 grs. aprox)
  • 85 grs. de mantequilla 
Relleno
  • 6 hojas grandes de gelatina ó 12 pequeñas (tipo cola de pescado)
  • 100 grs. de agua fría (para hidratar la gelatina)
  • 3 yogures naturales sin azúcar (yo utilicé los de La Fageda)
  • 200 grs. de nata (esta vez utilicé una de origen vegetal no hidrogenada)
  • 400 grs. de leche condensada
  • Canela en polvo para espolvorear
  • Fruta al gusto para la decoración
Elaboración:
  1. Comenzamos hidratando las hojas de gelatina en un bol con agua fría
  2. Trituramos las galletas en el vaso de la Thermomix junto a la mantequilla que habremos fundido previamente al microondas. Damos 3 golpes de Turbo de 1 segundo cada uno hasta lograr que nos quede una textura arenosa.
  3. En la base del molde que vayamos a utilizar, colocamos una hoja de papel sulfurizado y sobre ella la mezcla de galleta y mantequilla. Repartimos bien por toda la base y la apretamos e igualamos con ayuda de una cuchara hasta que quede bien uniforme. Reservamos en la nevera.
  4. Escurrimos muy bien la gelatina, ya hidratada, y la calentamos unos 15 segundos al microondas para que se derrita.
  5.  Mientras tanto, vertemos en el vaso de la Thermomix los yogures, la nata y la leche condensada. Programamos 2 minutos, vel. 3, y con la máquina en marcha añadimos por el bocal la gelatina líquida.
  6. Vertemos la crema sobre la base de galleta que teníamos reservada en la nevera y la decoramos a nuestro gusto. Refrigeramos unas 2 ó 3 horas antes de servir y la espolvoreamos con un poco de canela en polvo.
Y el resultado es el que veis en las fotos. Sé que me repito con las frambuesas, pero es que están tan ricas y quedan tan bonitas en cualquier tarta… que esta vez tampoco me pude resistir a utilizarlas. Pero esta tarta admite todo tipo de frutas, así que ¡imaginación al poder!




Un abrazo y hasta la próxima!!!


29 abr. 2013

Bizcocho a las tres leches (Con Thermomix)

Buenas tardes,

Dicen que en casa de herrero, cuchillo de palo… y este domingo aplicamos el refrán en casa. Desayunamos unas galletas María porque no tenía nada hecho, y eso no puede ser… 
Así que me puse manos a la obra, e hice este rico bizcocho a las tres leches.

Tal vez notéis una mejora importante en la presentación de las recetas, y es que por fin nos hemos puesto manos a la obra, con ayuda de mi compañero de viaje, Edu, y hemos creado un "decorado" con cara y ojos para hacer las fotos de los platos. 
Gracias a su paciencia, mimo, y buen ojo para la fotografía, aquí os presentamos esta sencilla receta que esperamos que os guste ;)



Ingredientes (para un molde de 22 ó 24 cm de diámetro):
(Como siempre os digo, todo a temperatura ambiente)

Bizcocho Genovés
  • 4 huevos
  • 120 grs. de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o azúcar vainillado
  • 120 grs. de harina de repostería
  • 1 pellizco de sal
  • aceite-mantequilla y harina para engrasar el molde
Tres leches
  • 200 grs. de leche evaporada (también puede ser leche normal)
  • 200 grs. de leche condensada
  • 200 grs. de nata líquida 
Preparación:
  1. Comenzamos preparando nuestro bizcocho genovés, y para ello precalentamos el horno a 180ºC con calor abajo + aire (si no tenéis ventilador, calor sólo abajo y bandeja a media altura).
  2. Colocamos la mariposa en el vaso de la Thermomix, y vertemos los huevos, el azúcar y la vainilla; programamos 6 minutos, 37º, vel. 4. 
  3. Acabado el tiempo, volvemos a programar otros 6 minutos, vel. 4 (sin temperatura)
  4. Añadimos la harina junto al pellizco de sal, alrededor de la mariposa (si la tamizamos, mejor), y mezclamos todo 4 segundos, vel. 3. Retiramos la mariposa y acabamos de envolver la mezcla con mucho cuidado, con ayuda de una espátula o lengua, haciendo movimientos envolventes para que no pierda aire.
  5. Engrasamos y enharinamos un molde (mejor desmontable) y vertemos en él nuestra mezlca. Horneamos unos 22-24 minutos aproximadamente. Sabremos que está listo cuando pinchemos el centro con un palillo o brocheta, y éste salga limpio.
  6. Sacamos del horno y lo dejamos reposar sobre una rejilla unos minutos. Desmoldamos y le damos la vuelta en el mismo molde, de manera que la base nos quede arriba. 
  7. Pinchamos el bizcocho por toda la superficie con ayuda de un palillo o brocheta (este gesto nos permitirá que el bizcocho absorba la mezcla de tres leches cuando lo bañemos con ella) Reservamos.
  8. En el vaso limpio de la Thermomix, añadimos la leche condensada, la leche evaporada o normal, y la nata. Mezclamos 15 segundos, vel. 4
  9. Vertemos la mezcla sobre el bizcocho y dejamos que absorba todo el líquido antes de volver a darle la vuelta para presentarlo. 
  10. Espolvoreamos con azúcar glass para darle un acabado más bonito.
Como véis es muy fácil de elaborar; a mano también sería posible hacerlo, sólo que el bizcocho, al no llevar impulsor o levadura, necesita mucho tiempo de batido para que tome aire y quede bien esponjoso. Para ello, lo mejor es separar las claras de las yemas, y montar primero éstas últimas con el azúcar y la vainilla hasta que esponjen bien y doblen su volumen. A continuación tamizamos la harina con la sal y mezclamos con mucho cuidado para que no bajen. Montamos las claras a punto de nieve, y las añadimos a la mezcla con movimientos envolventes.
Y para la mezcla de tres leches, es tan sencillo como verterlas todas en un bol y mezlcar con unas varillas hasta que queden bien integradas. 



Espero que os guste la receta y que os animéis a hacerla ;) Me gustaría mucho que me dierais sugerencias de presentación a parte del azúcar glass espolvoreado.  

Un abrazo y hasta la próxima!!


19 abr. 2013

Pollo a la Lavanda

También conocido como… Poulet à la lavande

Hola de nuevo,

Hace un rato os avisaba por Facebook que en el horno se estaba cociendo algo delicioso con aire francés… Este pollo a la lavanda lo aprendí de una cocinera afincada en París, de la que ya os he hablado en varias ocasiones, Rachel Khoo. Concretamente de uno de los episodios emitidos por la BBC en el programa "The Little Paris Kitchen", pero parece ser que han bloqueado el vídeo, y no puedo dejaros el enlace para que lo podáis ver.

El caso es que es una receta deliciosa y con unos aromas que despiertan el apetito a cualquiera… El zumo y las ralladuras de un limón y una naranja, lavanda, una combinación de vino rancio y dulce que me hacen en una bodega… mmmmm!!! 

Lo habré hecho como 3 ó 4 veces, y siempre es un gustazo mojar pan en la salsa que queda (aunque sea poco light…)

Os comentaba también que ayer mismo vi la película de Julie & Julia y me encantó… Meryl Streep está fantástica, y sin ser un peliculón, me emocionó y me entraron unas ganas locas de ponerme a cocinar. Es curioso como la cocina, unida a las nuevas tecnologías, es una ventana de comunicación e interacción con otras personas con las que compartir intereses y experiencias culinarias. 
Una llega a la determinación de que el blog se convierte en ese sencillo libro de cocina virtual que abres al mundo, y no aspiras a más que a compartir aquellas recetas que te hacen sentir bien, que despiertan una sonrisa en los tuyos, que son un reto convertido en éxito o fracaso… Es un espacio personal al que dedico poco tiempo, lo admito, pero al que poco a poco, voy dando forma con mucho cariño y voluntad. 

Creo que nunca lo he comentado aquí, pero mi gran ilusión es poder tener mi pequeña cafetería… Es curioso, me formé como pedagoga, y adoro la docencia y todo lo que esté relacionado con la formación; pero desde hace años, me veo en mi propio negocio, en un espacio acogedor, donde pueda servir una repostería sencilla, casera, pero de calidad, huyendo de la bollería industrial… Nada de teles, sino buena música y un lugar agradable en el que poder tomar un te, un café, un zumo… y un trozo de tarta de manzana o una magdalena. Un espacio donde poder leer un libro, admirar una foto, un cuadro...
Tengo claro que esto no quedará en un simple sueño, tarde o temprano se hará realidad :)

Ufff… menudo monólogo acabo de tener… creo que algo tendrá que ver la película, pero lo cierto es que me apetecía compartir este deseo con vosotr@s en petit comité

Vamos con la receta, que es lo que tengo ganas que conozcáis y os animéis a hacer. Ah! y de paso os muestro el otro regalo que tuve para mi cumple, una preciosa bandeja de cerámica de Le Creuset ;)


 Ingredientes (para 4-6 personas)

  • 1 pollo entero a trozos regulares (si es de corral, mejor!)
  • 2 cebollas grandes o 3 pequeñas
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • Ralladura y zumo de 1 limón (que no sale en la foto…) y una naranja
  • 1 ó 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de lavanda (la venden en herbolarios)
  • 1 cucharadita de tomillo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 copa de vino rancio (también puede ser brandy)
  • Sal y pimienta al gusto


Preparación
  1. Comenzamos salpimentando los trozos de pollo y reservando en un bol profundo.
  2. Lavamos muy bien el limón y la naranja para eliminar impurezas, los rallamos y exprimimos. Reservar en otro bol más pequeño.
  3. Machacamos un poco la lavanda y el tomillo en un mortero para potenciar los aromas, y lo añadimos al bol con los zumos y ralladuras. 
  4. Añadimos la miel, 1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, la copa de vino o brandy, sal y pimienta, y todo ello al bol. Mezclar bien y volcarlo sobre los trozos de pollo que teníamos reservados.
  5. Dejar macerar, removiendo de vez en cuando, 1 ó 2 horas en la nevera.
  6. Picar las cebollas, los ajos y las zanahorias.
  7. Pasar el pollo con su jugo a una bandeja apta para el horno, y añadir por encima las verduras troceadas. Rectificar de sal y pimienta y regar con otro chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  8. Hornear alrededor de 1 hora a 185ºC con calor arriba-abajo. Bandeja a media altura.
  9. Ir bañando el pollo, de vez en cuando, con el jugo. Cuando falten 8-10 minutos, subir la temperatura a 200ºC para que la piel del pollo se dore bien.


 Y aquí tenéis el resultado de este plato con aire francés, y productos de proximidad ;)



Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros, que lo saboreéis con gusto, y que me contéis qué os ha parecido e incluso como lo mejoraríais ;)

Muchas gracias por dedicarme este ratito y feliz fin de semana!!




Bizcocho y magdalenas de mango

Buenos días,

¿No os ha pasado alguna vez, que os habéis emocionado comprando fruta deliciosa, como por ejemplo un mango, y han pasado los días y aquella pieza se ha quedado olvidada en el frutero preguntándose cuándo le daríais uso?
Pues bien, eso mismo me pasó a mi con un mango… está delicioso, pero hay que decir que su precio está por las nubes, y la cosa no está para tirar la comida.

Pensando en la manera de darle salida para no tener que comérmelo a secas o en zumo, decidí probar suerte y hacer un bizcocho con él… Lo mejor de todo, es que me dio para unas magdalenas, y en casa nos encantó ;)

No es nada complicado, al fin y al cabo la base es la misma de cualquier bizcocho, sólo que esta vez me daba cosa usar aceite de oliva, y usé de girasol, no fuera que el sabor quedara demasiado intenso… Me ayudé de la Thermomix para hacerlo, pero con energía y unas buenas varillas, se puede hacer igual de rico ;)

Empezamos!!!

Ingredientes (con los que os doy, da para un molde de plum cake grande, y unas 9 magdalenas…) Como os digo siempre, ingredientes a temperatura ambiente, pero si hace calor, y os da rollete dejar el yoghurt fuera mucho tiempo, lo podéis sacar 5 minutos antes de la nevera.
  • 3 huevos
  • 1 mango al punto, madurito
  • 1 yoghurt natural (el que os guste… yo utilicé uno griego. Si lo usáis azucarado, lógicamente tendréis que poner menos azúcar a la masa)
  • 200 grs. de azúcar (hay que tener en cuenta que el mango es bastante dulce)
  • 125 grs. de aceite de girasol
  • 375 grs. de harina
  • 1 sobre de impulsor químico o levadura tipo Royal
  • 1 pellizco de sal

Preparación (os explico la versión Thermomix, pero también os dejaré cómo hacerlo sin ella ;))

Thermomix:
  1. Pelar el mango (mejor con un pelador, así no nos llevamos tanta carne), y reservar unos gajos para decorar el bizcocho. El resto, lo añadimos al vaso de la Thermomix junto a los huevos y el azúcar. Mezclamos todo 3 minutos, 37º, vel. 3 1/2 
  2. Añadimos el aceite y el yoghurt y programamos unos segundos, vel. 2 1/2
  3. Incorporar la harina junto al impulsor y al pellizco de sal. Mezclar 15 segundos, vel. 2 1/2. Acabar de envolver con una espátula o lengua.
  4. Queda un a mezcla espesita que, o bien podemos usar inmediatamente, o bien podemos dejar reposar en la nevera unas horas para que se asiente y suba mejor.
  5. Precalentamos el horno a 180ºC con calor abajo + aire (si tenéis ventilador), y si no, calor sólo abajo y bandeja a media altura.
  6. Rellenamos el molde hasta la mitad (puede ser de plum cake, o bien uno de 24 cm de diámetro), y encima ir disponiendo los gajos de mango que teníamos reservados.
  7. Si os sobra masa, rellenar cápsulas de magdalenas dentro de un molde de muffins, hasta 3/4 partes de su capacidad. Podéis decorarlas con unas gotas de chocolate o azúcar.
  8. A la hora de hornear, hay que tener en cuenta que tenemos dos preparaciones distintas, que necesitan tiempos de cocción diferentes… Así que programaremos 35-40 minutos; pasados los primeros 20-25 minutos, observamos las magdalenas, y si ya están doraditas, las retiramos dejando el bizcocho unos minutos más. Pinchamos con una aguja o brocheta, y si sale limpia, el bizcocho estará listo.
  9. Dejar enfriar todo sobre una rejilla.



Sin Thermomix: (si tenéis una batidora de mano, tipo Turmix…, lo ponéis todo en el vaso de la batidora, y batís unos 4 ó 5 minutos, hasta que todo quede bien esponjoso)

  1. Tratamos el mango de la misma manera que si lo hiciéramos con la Thermomix, es decir, pelar y conservar unos gajos para decorar. El resto, lo podéis triturar con una batidora, o a cuchillo bien picadito, como si fuera un puré.
  2. Mezclar bien los huevos junto al azúcar hasta blanquear la mezcla y doblar su volumen. 
  3. A continuación, añadir el mango triturado, el aceite y el yoghurt. Mezclar con cuidado para que no se baje la mezcla.
  4. Tamizar la harina junto al impulsor y la sal. Mezclar bien hasta integrar.
  5. El resto, igual que lo explico más arriba.







Y este es el resultado!!! Queda tierno y esponjoso, pero con una textura más parecida a un plum cake aún no llevando mantequilla. Muy rico y fácil de hacer!!!

Una buena manera de darle salida a aquellas frutas que se nos quedan muertas de aburrimiento en el frutero. Así que iré probando con peras, fresas, plátano, manzanas, etc... ;)

Feliz fin de semana y un abrazo!!!



17 abr. 2013

Cebolla caramelizada en Thermomix

Buenas tardes,

Hacía mucho tiempo que quería hacer esta receta… Con lo buena que está la cebollita caramelizada en un bocata, acompañando un plato salado… Ese lomo con queso y cebollita de guarnición… (babeando estoy!!)
Hay montones de recetas, maneras de prepararla, etc…, pero al final me he animado a probar con esta variedad de cebolla dulce (del tipo Fuentes). En la frutería donde las compré me dijeron que son estupendas para caramelizar, además de caracterizarse por no picar en exceso y quedar buenísimas en ensaladas, ahora que llega el buen tiempo ;)

Vamos con la receta, que veréis lo fácil que es :) En este caso está preparada con Thermomix, pero se puede hacer igualmente en una olla a fuego lento, eso sí, removiendo con frecuencia para que no se agarre.

Ingredientes
  • 5 ó 6 cebollas dulces tipo Fuentes (pero es válida cualquier variedad que uséis habitualmente)
  • 50 grs. de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de azúcar moreno (también puede ser blanco)
  • 1 pellizco de sal para potenciar el sabor
  • 1 cucharada de agua si queda muy seca (opcional, yo no le puse…)
Preparación
  1. Pelamos las cebollas, las cortamos a cuartos y las ponemos en el vaso junto al aceite. Troceamos 5 seg., vel. 4.
  2. Añadimos el resto de ingrediente y programamos 35-40 minutos, Varoma, vel. cuchara. Quitar el cubilete para que la cebolla quede bien pochadita y no se cueza.



Y este es el resultado… Qué olor tan rico en la cocina!!! Queda como una mermelada; a mi me salieron como 500 grs., que guardé en un tupper cerrado en la nevera. Dura perfectamente una semana (a no ser que os hagáis bocadillos de barra de medio sólo de cebolla caramelizada… jajajaja!!!)


Esa misma noche preparé un salmón a la plancha con una cama de esta rica cebolla caramelizada, y unas espinacas a la crema...
Como veis, no tiene complicación alguna, sólo tiempo y cariño… como todo lo que hacemos en la cocina ;)

Un abrazo y hasta pronto!!



11 abr. 2013

Judías verdes con tomate y albóndigas en Cocotte

Buenas tardes,

Hoy estoy contenta de poder compartir con vosotr@s esta receta, que no tiene nada del otro mundo…, pero es que la he preparado con uno de los regalos que he recibido por mi 34 cumpleaños ;), una cocotte preciosa de 26 cm de diámetro que el lunes fuimos a comprar a la tienda outlet de Le Creuset de La Roca Village, en la Roca del Vallès (Barcelona).
Ya os haré un post sobre ella, pues aunque ha sido una decisión muy meditada (como casi todo lo que me compro…), y he leído maravillas sobre sus propiedades culinarias, aún tengo que hacer varias pruebas para dar la razón a los posts que he leído a lo largo de todo este tiempo.

De momento, la receta que a continuación os presento ha quedado riquísima. Esto sí es slow cooking, pues estuvo al fuego más de 2 horas… Eso sí, me quedó algo líquida, pero eso se resuelve rápido con una picada de almendras o bien un poquito de Maizena disuelta en agua fría ;)


Para hacer la receta, miré diferentes blogs y vídeos en Youtube donde aparecieran cocottes, pero finalmente, partí de lo que tenía en la nevera y me animé a probar suerte con lo que había…,, judías verdes, carne picada, tomate en pera… Eso sí, tuve muy presentes las recomendaciones a la hora de cocinar con este tipo de utensilios: muy poca grasa y fuego suave, pues al ser de hierro colado vitrificado, reparte el calor de maravilla por todo el recipiente y la tapa… Mirad si aguanta bien el calor, que casi 3 horas después de haber apagado el fuego, aún permanecía bien caliente.

Pero voy con la receta, que me enrollo, y como os he dicho antes, mi intención es hacer un post sólo de los productos que compré… pues no sólo fue la cocotte, sino que también cayó una fuente de cerámica preciosa… Por supuesto, el precio influyó en mi decisión…

Ingredientes (para 4-6 personas)

NOTA: En la foto se observa una pechuga de pollo (era la idea inicial, pero con ella hice otra preparación para la noche…), así que para esta receta utilicé 1 kg de carne picada mixta de ternera y cerdo (que no se ve en la foto), a la que además del huevo, añadí 1/2 cucharadita de canela… El pan de molde no lo puse. Lo veréis en la siguiente foto ;)




Preparación base
  • 1kg de judías verdes planas troceadas (pueden ser frescas o congeladas)
  • 1 cebolleta tierna grande o 2 medianas
  • 2 dientes de ajo (sin el germen central para que no repita)
  • 2 zanahorias
  • 1 pimiento verde
  • 1 kg de tomate triturado, entero, fresco… en crudo
  • 500 ml de calo de pollo o verduras (probablemente necesitaréis menos, ya que a mi me quedó caldoso al añadirlo todo…)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado
  • Azúcar para la salsa de tomate
Para las albóndigas
  • 1 kg de carne picada mixta (ternera-cerdo, ternera-pollo-cerdo… a vuestro gusto ;)
  • 1 cebolleta
  • 1 ajo
  • 1 huevo
  • Pan de molde remojado en leche o agua (opcional)
  • 1/2 cucharadita de canela (opcional)
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado

Preparación
  1. Comenzamos poniendo al fuego la cocotte con una gota de aceite que hay que repartir por toda la base y paredes de la cacerola (sí sí… una gotita!!!)
  2. Picamos las verduras y las ponemos a sofreír a fuego medio, con un poco de sal y pimienta.
  3. Una vez pochadas las verduras, añadimos el tomate e incorporamos 3 cucharadas de azúcar para evitar la acidez, sal y pimienta.

4. Removemos y tapamos para que se cocine todo a fuego lento durante unos 15 minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando.
5. Incorporamos las judías verdes y el caldo (un apunte, como ya he dicho antes, yo puse el 1/2 litro y al final me quedó bastante líquido… Creo que para estas cantidades, con 250 ml de caldo será más que suficiente) Remover, tapar, y dejar cocinar tapado otros 15-20 minutos a fuego lento.


6. Formamos las albóndigas mezclando los ingredientes, y las añadimos una a una a nuestro guiso. No es necesario sumergirlas, ya que al tapar la olla, el propio vapor las cocinará por igual. Cocinar unos 30 minutos a fuego lento. Rectificamos de sal y pimienta, espolvoreamos con perejil picado… Et voilà!!


Estaban riquísimas!!! Y he de decir que no hace falta gastarse el dinero en una olla como esta para comer bien…, pero admito que dejar que las comidas se cocinen a fuego lento como antes, les confiere un sabor bien distinto.

Espero que os animéis a hacerla, que me contéis qué os ha parecido, y que por favor, si alguien tiene alguna de estas ollas, comparta su experiencia y si ha notado una diferencia notable con respecto al menaje convencional ;)

Gracias y un abrazo!!!



3 abr. 2013

Mona de Pascua (Con Thermomix)

Buenos días,

Ya han pasado un par de días, pero quería compartir con vosotr@s la receta que seguí para hacerle la mona a nuestro sobrinito Sergi ;) No es la primera vez que sigo esta receta para elaborar la base de bizcocho, pero es que queda tan rica y tan esponjosa..., que es una base ideal para cualquier tarta.

Para la ocasión, me he ayudado de la Thermomix, ya que la base de bizcocho requiere esponjar durante mucho tiempo los huevos con el azúcar, y la crema de mantequilla queda muy cremosa y con el punto ideal para cubrir la tarta... Pero siempre existe la opción de hacerla a mano con unas varillas y mucha paciencia ;)


La foto es de Edu y el resultado para mí es genial, pero tenemos que hacernos con un atrezzo más atractivo y variado, que hay cada foto por ahí que se te cae la baba de lo bonitas que son... Pero de momento tenemos lo que tenemos, y lo que importa aquí es la receta ;) 

Las figuras de chocolate las compramos en una chocolatería de Sabadell, Genescà, aún no me acabo de atrever a hacer mis propias figuras de chocolate, pero tiempo al tiempo...

Vamos con la receta...

Ingredientes (para un molde de 24 cm de diámetro - 8/10 personas): 

Todo a temperatura ambiente... 

Bizcocho
  • 4 huevos
  • 320 grs. de azúcar
  • 190 grs. de aceite (puede ser de girasol, pero yo utilizo de oliva suave)
  • 190 grs. de leche
  • 320 grs. de harina de repostería
  • 1 sobre de impulsor o levadura química (tipo Royal), que son 16 grs
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla - 1 teaspoon (opcional)
  • Papel de horno o mantequilla y harina para engrasar el molde

Crema de mantequilla de dos colores
  • 350 grs. de mantequilla
  • 120 grs. de leche
  • 120 grs. de azúcar glass
  • 40 grs. de cacao puro en polvo (tipo Valor)
  • 150 grs. de almendras tostadas en granillo o laminadas (yo utilicé almendra en granillo caramelizada)

Relleno
  • Mermelada de albaricoque (podéis jugar con los sabores, pero el albaricoque da un toque ácido que contrasta bien con el dulzor de la tarta) 

Decoración
  • Figuras de chocolate (huevos, etc...)
  • Plumas
  • Muñecos 
  • Lacasitos
  • Etc... a vuestro gusto ;)

Preparación (como recomendación, yo dejo reposar la masa en la nevera un mínimo de 1 hora, antes de hornearla. Este paso hace que el bizcocho suba mejor, quede más esponjoso y recoja de maravilla los aromas que hayamos añadido a la masa) 

Comenzamos con el bizcocho...
  1. Si seguís la recomendación de arriba, no será necesario precalentar el horno desde el principio de la receta; si no queréis esperar o no tenéis tiempo, precalentad el horno a 180º C con calor abajo + aire (si vuestro horno no tiene opción de aire, calor sólo abajo y la placa a media a altura)
  2. Preparamos el molde poniendo en la base una hoja de papel vegetal/sulfurizado, o bien engrasándolo bien con mantequilla o aceite y espolvoreando con harina.
  3. Colocamos la mariposa en nuestro vaso de la Thermo y añadimos los huevos junto al azúcar, y programamos 6 minutos, 37º, vel. 3 1/2.
  4. Volvemos a programar otros 6 minutos, vel. 3 1/2 (sin temperatura)
  5. Agregamos el aceite, la leche y la cucharadita de vainilla, y programamos 6 segundos, vel. 2.
  6. Incorporamos la harina junto a la levadura, y el pellizco de sal. Mezclar 15 segundos, vel.2. Terminar de envolver con la espátula, con movimientos envolventes para evitar que se baje la masa. (Es en este punto cuando o bien pasamos la masa a un bol, la tampamos con film y la dejamos reposar en la nevera, o bien se vierte directamente en el molde y al horno!)
  7. Llega un punto complicado, la cocción... En la receta que seguí, indica que el bizcocho se hornea entre 20 y 30 minutos, pero yo necesité 50 minutos para que cuajara bien... así que no os doy un tiempo exacto. A los 30 minutos, abrís un poco la puerta del horno y pincháis el centro del bizcocho con un palillo o puntilla, si sale húmedo, dejadlo otros 10 minutos e id comprobando el punto de cocción. Si veis que la superficie del bizcocho está dorada y aún le falta tiempo de horneado, tapadla con papel de aluminio para que no se queme.
  8. Una vez horneado, dejarlo enfriar sobre una rejilla, envolver con plástico film, y reservar en la nevera para que sea más sencillo abrirlo por la mitad. (yo lo hice de víspera y lo tuve toda la noche en la nevera)
  9. Para la cobertura, con el vaso y la mariposa bien limpios y secos, colocamos la mariposa en las cuchillas y añadimos la mantequilla, la leche y el azúcar glass; programamos 3 minutos, vel. 3. Retiramos la mitad de la crema a un bol y añadimos el cacao en polvo al resto, mezclando 30 segundos, vel. 3

  1. Para el montaje, cortar el bizcocho por la mitad y rellenarlo con la mermelada de albaricoque o la que hayáis escogido, y cubrir con la otra mitad (también podríais rellenar con nata montada o trufa). 
  2. Extender la crema de mantequilla sin cacao por toda la superficie y laterales del bizcocho, y pegarle la almendra por todo el lateral presionando cuidadosamente con la mano.
  3. Poner la crema de mantequilla con cacao en una manga pastelera con la boquilla que prefiráis (yo utilicé una boquilla tipo Wilton 233, que hace el efecto de césped. La mía es de la casa Städter, pero no sé que numeración tiene...) Con ella hice unos nidos de base para sostener los huevos de chocolate.
  4. Acabar de decorar con la figura de chocolate y lo que más os guste, lacasitos, muñecos, plumas, pollitos, etc...
Espero que os haya gustado la idea, y que el próximo año os animéis a hacerla ;) De todos modos, el bizcocho está delicioso tal cual y es una idea genial para desayuno o merienda.

Un abrazo enorme y hasta pronto!!!